domingo, 13 de septiembre de 2015

Trasplante de córnea

Microscopio endotelial

Es una prueba diagnóstica imprescindible para valorar el estado de la córnea. Sin contactar con la córnea proporciona imágenes de la capa más interna de la misma: el endotelio. Es una capa única formada por células hexagonales que controlan la entrada de agua a la córnea para que permanezca transparente. El número de células del endotelio desciende con la edad (unas 3500 células/mm2 en niños y unas 2000 células/mm2 en adultos). En algunas enfermedades (distrofia de Fuchs) y después de ciertas cirugías (glaucoma, cataratas) el endotelio corneal se lesiona y permite más entrada de agua a la córnea (edema) que pierde su transparencia y ocasiona visión borrosa. Los casos graves se tratan con trasplantes de córnea pues las células endoteliales se regeneran muy poco. Con el microscopio endotelial se valora el número, la forma y la densidad de las células endoteliales y también el grosor corneal (paquimetría). Las imágenes digitalizadas permiten observar el endotelio normal y el alterado por las enfermedades, las lentillas o la cirugía.

Trasplante de córnea con lámpara de hendidura

Indicaciones de trasplante: 

Opacidades centrocorneales graves. Se pierde la transparencia corneal y disminuye la visión. Pueden ser debidas a infecciones, inflamaciones (queratitis por herpes), traumatismos, causticaciones o corrosiones por productos químicos, ojos secos severos, distrofias (Fuchs), degeneraciones y ciertas enfermedades como el edema corneal tras cirugía de cataratas (queratopatía bullosa) y cuando fracasa un trasplante previo. Córneas trasparentes perforadas o con superficie irregular cuando la visión es mala y no se corrige con gafas ni lentillas. En este apartado podemos incluir el queratocono, una enfermedad corneal hereditaria que aparece en jóvenes y las ectasias después de LASIK. En ambos casos la córnea se incurva y adelgaza progresivamente provocando un astigmatismo irregular importante que distorsiona las imágenes y dificulta la visión. En estadíos iniciales se emplean lentillas. Para detener el progreso de la enfermedad se emplean segmentos de anillos intracorneales que pueden estabilizar la córnea y retrasar e incluso evitar el transplante. Los estadíos más avanzados se tratan con trasplantes lamelares o penetrantes.

Cross linking

Es un procedimiento simple, no invasivo para tratar queratoconos y ectasias corneles incipientes cuando todavía la visión es buena. Se instila un colirio de riboflavina que impregna totalmente la córnea y luego se aplica una radiación UVA con láser, que producen una reacción que fortalece el colágeno corneal y evita el progreso de la enfermedad.

Segmentos de Anillos Corneales Intraestromales

Se implantan 2 segmentos de anillo de 150º de arco en el estroma corneal periférico sin comprometer la zona óptica central y con ello se produce un aplanamiento predecible de la curvatura corneal anterior. Se emplean anillos de diferente grosor según el defecto que se desea corregir. Los más empleados son los de Ferrara y los INTACS. Al tratar queratoconos y ectasias corneales es difícil predecir la graduación final y en ocasiones aparecen astigmatismos irregulares o quedan defectos residuales que se deben tratar con gafas o lentillas pero se corrigen mejor que antes de la cirugía. También se emplean con buenos resultados para miopías menores de 4’5 dioptrías.
El procedimiento es reversible y si los resultados no son adecuados se pueden cambiar o extraer los anillos.

Segmentos de anillos corneales tipo INTACS
Segmentos de anillos tipo Ferrara

Trasplante de córnea

Es la sustitución de la córnea enferma de un paciente por otra sana procedente de un donante. La córnea la facilita un Banco de Ojos legalizado, después de analizarla y comprobar que es apta para trasplante y que no presenta enfermedades transmisibles. Se puede conservar varios días en líquidos especiales. De entre todos los trasplantes de órganos el de córnea es el más frecuentemente realizado. Como la córnea es avascular (sin arterias ni venas), no precisa pruebas de compatibilidad entre donante y receptor Por eso el tiempo de espera es menor que en otros órganos y permite programar la cirugía.


Trasplante de córnea con puntos de sutura
Trasplante de córnea transparente

Cirugía

Las opacidades corneales severas se pueden tratar con láser de excimer si son muy superficiales. En las opacidades profundas se realizan trasplantes de todo el espesor corneal (penetrantes) o trasplantes selectivos de la capa corneal opacificada (lamelares). Los trasplantes lamelares anteriores se han perfeccionado mucho en los últimos años y los lamelares posteriores o endoteliales son de tecnología reciente y compleja. En los trasplantes lamelares la recuperación es más rápida y el riesgo de rechazo menor. El trasplante de córnea es una cirugía muy delicada pero realizados en personas sanas tienen una tasa de éxito muy alta (superior al 90%). El rechazo aparece en un 10% de los trasplantes penetrantes y es menos frecuente en los trasplantes lamelares. Muchas veces se supera con tratamiento médico o con un nuevo trasplante. El pronóstico de los trasplantes de córnea es mucho mejor que los realizados en otros órganos (corazón, hígado).

Trasplante de Membrana Amniótica

Se emplea con frecuencia para tratar defectos corneales, como alternativa al recubrimiento conjuntival. Facilita la reepitelización corneal y conjuntival, previene la fibrosis y el simbléfaron. Se emplea para reconstruir defectos conjuntivales en pterigion recurrente.

Trasplante de células madre limbares

Se emplea para facilitar la reepitelización superficial en ojos con deficiencia de la células madre limbares con erosiones recurrentes, mala epitelización, inflamaciones crónicas, neovascularización corneal, conjuntivalización corneal. El tejido trasplantado se obtiene por disección lamelar de tejido limbal y conjuntival del propio paciente o de un donante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario