domingo, 13 de septiembre de 2015

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular que ocasiona una lesión crónica y progresiva del nervio óptico siguiendo un patrón característico, con excavación del nervio óptico y defectos en el campo visual entre otros. Dado su carácter hereditario son muy importantes los antecedentes familiares. Desgraciadamente muchos casos cursan sin síntomas y cuando el paciente nota pérdida visual el caso suele estar muy avanzado. Pos eso se dice que el glaucoma en el “ladrón de la vista” o “la ceguera silenciosa”. Es fundamental el diagnóstico precoz que muchas veces se hace al comprobar la presión ocular en una visita de rutina por otros motivos (graduación por vista cansada). Para diagnosticar la entidad se debe valorar la presión intraocular, el grosor de la córnea, el campo visual y el nervio óptico. Estas exploraciones no son dolorosas.


Presión Intraocular

El factor causal más importante en el glaucoma es la elevación de la presión intraocular que se mide con unos aparatos especiales denominados Tonómetros. Hace años se considerba que dicha presión no debía superar los 21 mmHg. Actualmente sabemos que dicha cifra es sólo orientativa y que se debe evaluar cada caso individualmente pues presiones que para unos son normales para otros son patológicas. Además un 30% de los glaucomas primarios de ángulo abierto cursan con presiones normales o bajas: los llamados glaucomas de presión normal.

Medida del grosor corneal (Paquimetría)

Estudios recientes indican que el grosor corneal modifica el significado de las cifras de presión intraocular. Campo visual. Cuando existe glaucoma la visión es buena durante meses o años, pero en el campo visual van apareciendo alteraciones irreversibles que se corresponden con lesiones de las fibras del nervio óptico y puede llegar a ocasionar ceguera total. El estudio del campo visual se realiza mediante la campimetría computerizada, una exploración fácil de realizar con una correcta colaboración por parte del paciente.

Valoración del Nervio Óptico

El aumento de presión intraocular degenera y destruye progresivamente las células de la retina y del nervio óptico. La valoración del nervio óptico se realiza con biomicroscopía, fotografía estereoscópica y más recientemente con tomografía de coherencia óptica (TCO).


Valoración del nérvio óptico (TCO)
Paquimetría

Incidencia

El glaucoma es una de las principales causas de ceguera. Puede afectar a niños y jóvenes pero es especialmente frecuente entre los adultos, ya que aparece en más de un 2% de los mayores de cuarenta años. También es más frecuente en pacientes diabéticos, miopes y en individuos con antecedentes familiares.

Tipos de glaucoma

Existen muchos tipos de glaucoma. Los más frecuentes son:

Glaucoma primario de ángulo abierto

Suele cursar sin síntomas aparentes hasta que provoca una reducción importante del campo visual. Durante un largo periodo de tiempo el paciente no detecta cambios en la visión ni molestia alguna. De ahí la importancia del diagnóstico precoz. Una revisión periódica por parte del oftalmólogo puede descartar de manera rápida y sencilla, la existencia del glaucoma, o bien conocer su estado evolutivo y, por tanto, actuar en consecuencia.

Glaucoma agudo

Aparece de forma brusca en ojos predispuestos por tener estrecho el ángulo de filtración de la cámara anterior. Es una urgencia oftalmológica, pues sin tratamiento puede causar ceguera permanente en muy pocos días. La presión intraocular, alcanza cifras incluso superiores a los 60 mmHg., produciendo ojo rojo y congestivo, con un intenso dolor ocular que puede irradiar a la cabeza. Son frecuentes los síntomas generales, como nauseas y vómitos.

Tratamiento del glaucoma

El objetivo del tratamiento es conservar la visión útil mediante la disminución de la presión intraocular. Las lesiones establecidas son generalmente irreversibles, por lo que el tratamiento se dirige a detener la enfermedad y evitar el progreso del deterioro visual. El glaucoma se trata con medicamentos (colirios), láser o cirugía según la gravedad de cada caso. El láser se puede emplear como tratamiento en cualquier glaucoma o como preventivo del glaucoma agudo cuando existe ángulo estrecho. La cirugía se realiza cuando el glaucoma no se controla con medicación o láser. Según requiera el caso empleamos técnicas filtrantes convencionales, procedimientos modernos no perforantes o válvulas.

Biomicroscopía ultrasónica

Emplea ultrasonidos de alta frecuencia para producir imágenes oculares con resolución casi microscópica de las estructuras normales y de las lesiones oculares. Sirve para valorar la córnea normal y sus lesiones así como la esclera (más reflectiva) y distinguir la episclera, el cuerpo ciliar y la retina. Es especialmente útil en el estudio del glaucoma y en ojos con lentes intraoculares. Se puede usar para obtener imágenes de lesiones superficiales conjuntivales, lagrimales y palpebrales. Permite detectar, caracterizar, medir y seguir tumores intraoculares del iris, cuerpo ciliar, coroides y retina y valorar las alteraciones oculares postraumáticas.

Biomicroscopía ultrasónica

No hay comentarios:

Publicar un comentario