domingo, 13 de septiembre de 2015

Cataratas

En el interior del globo ocular, inmediatamente después de la pupila, existe un órgano del tamaño y forma de una lenteja llamado cristalino que en condiciones normales es totalmente transparente. Su función es condensar y enfocar los rayos de luz en la retina. La catarata es la opacificación o pérdida de la transparencia del cristalino que produce pérdida progresiva de visión. Es imposible predecir con exactitud la forma de progreso de una catarata determinada. Algunas se desarrollan rápidamente en cuestión de meses y otras evolucionan lentamente durante años. La mayor parte de cataratas asociadas con la edad progresan lentamente. Los síntomas de las cataratas son variables. La visión se hace borrosa y el paciente ve como si mirase a través de la niebla. Pueden aparecer molestias con la luz solar, alteraciones en la visión del color, dificultades al conducir de noche y visión doble al mirar con el ojo de la catarata. Algunos pacientes ven mejor en la penumbra que con la luz intensa. Según el grado y la localización de la catarata la visión puede ser casi normal o provocar una ceguera casi total (sólo ve y localiza la luz). Cuando la catarata es total, el oftalmólogo no puede valorar el estado de la retina y del nervio óptico antes de la cirugía y debe de recurrir a exploraciones especiales (ecografía, electrorretinograma).

Cirugía de cataratas con facoemulsificación

Tratamiento.

No existe ningún tratamiento médico con eficacia probada para detener o curar las cataratas. A veces se emplean colirios, comprimidos e incluso inyectables con objeto de detener su evolución, pero no se ha podido demostrar que sean realmente eficaces. Algunas cataratas producen un endurecimiento del núcleo o centro del cristalino y ocasionan una miopía progresiva corregible con gafas.

La cirugía es la única forma efectiva de eliminar una catarata.

No es necesario esperar a perder toda la visión para operarse. Incluso esperar demasiado puede dificultar la extracción y favorecer la aparición de complicaciones. Las opacidades (cataratas) incipientes no precisan cirugía. La catarata se debe extraer cuando la pérdida visual ocasionada interfiere con las actividades de trabajo o tipo de vida de la persona.
La cirugía de la catarata es urgente sólo excepcionalmente, cuando ocasiona otras complicaciones oculares como glaucoma e inflamaciones, o se asocia a desprendimiento de retina: Excepto en estos casos, la cirugía de la catarata debe programarse con tiempo suficiente según los deseos y posibilidades del paciente y del oftalmólogo.
La cirugía de la catarata es un procedimiento de alta precisión. Con las técnicas actuales casi todos los casos se resuelven con buen éxito de acuerdo a las expectativas preoperatorias.

Técnicas quirúrgicas.

Ecografía A. Biometría de contactoLa cirugía de la catarata se realiza en régimen ambulatorio, sin ingreso. Se emplea anestesia local o simplemente tópica (en gotas) y, como norma, paciente no siente dolor ni en la cirugía ni en el postoperatorio. Se necesita la colaboración del paciente manteniendo reposo total durante la intervención y reposo relativo después de la cirugía. La intervención se realiza con ayuda del microscopio quirúrgico que aumenta e ilumina la zona operatoria. El acto quirúrgico dura unos 10 minutos aproxi-madamente, pero con frecuencia el paciente permanece un período de tiempo mayor en el ante-quirófano. Al acabar la intervención el paciente espera un tiempo en la habitación y cuando se encuentra recuperado es dado de alta con una hoja de instrucciones donde se le indica lo que debe hacer y se le proporcionan unos números de teléfono para que pueda llamar en caso de duda o urgencia durante las primeras 24 horas.

Ecografía A. Biometría de contacto

Facoemulsificación

Es la técnica de elección en el momento actual. Para ello se realiza una pequeña incisión (2.75 mm) en la periferia corneal y por ella se introduce la punta de un instrumento especial que produce vibraciones ultrasónicas las cuales fragmentan y disuelven la catarata y la extraen aspirando las pequeñas partículas resultantes en el proceso. Se introduce un cristalino artificial en forma de lente plegable a través de la pequeña incisión del orificio de entrada. Dicha lente se despliega por si misma implantándose dentro de la cápsula del cristalino original para hacer las funciones del mismo. La potencia o graduación de dicha lente se calcula días antes de la intervención valorando el poder dióptrico de la córnea (queratometría) y el tamaño ocular (biometría).

Biometría de no contacto de alta precisión

Se termina la cirugía sin necesidad de suturas

En algunos casos la cirugía de la catarata se realiza sin la ayuda de los ultrasonidos. Con una incisión ligeramente mayor, se implanta una lente artificial no plegable, siendonecesario, en este caso, el uso de suturas.

Cirugía de Catarata: Facoemulsificación

Critalino artificial (Lente intraocular).

Con la extracción de la catarata se pierde el cristalino enfermo la lente natural de enfoque del ojo (unas 12 Dioptrías). Cuando no existían lentes intraoculares los operados debía llevar unas gafas gruesas después de la cirugía. Ahora se coloca en la cirugía un cristalino artificial transparente y de la potencia adecuada a cada ojo que se calcula antes de la cirugía con un aparto especial llamado biómetro. Existen diferentes tipos de lentes intraoculares:

Cristalino Artificial: Lente Intraocular: 1. Monofocal. 2. Multifocal. 3. Acomodativa

Monofocales:

Tienen la misma potencia en todos sus puntos. Permiten ver adecuadamente en una distancia determinada, lejos, cerca o distancia media, según se haya calculado. El paciente debe llevar unas gafas finas par ver bien en las otras distancias.
Muchas veces se seleccionan las lentes monofocales de tal manera que con un ojo se vea mejor de cerca y con el otro de lejos (monovisión).

Multifocales:

Pretenden compensar la refracción en todas las distancias (lejos, medias y cerca) y con ello eliminar las gafas postoperatorias cosa que no siempre se consigue totalmente. En algunos casos (imposible de saber antes de la cirugía) con estas lentes el paciente percibe halos alrededor de las luces y otros fenómenos visuales molestos.

Acomodativas:

Son lentes monofocales diseñadas para experimentar un desplazamiento microscópico intraocular durante los distintos enfoques y proporcionar un rango de visión aceptable para la visión de lejos intermedia y cerca.. Es difícil de prever el poder de acomodación de cada paciente tras la cirugía. Sea cual fuere la lente intraocular implantada, ninguna asegura completamente la no utilización de gafas tras la cirugía. Sin embargo tanto las lentes multifocales como las acomodativas permiten en un elevado porcentaje de casos eliminar o reducir la dependencia de las gafas. La mayor parte de lentes introculares no corrigen el astigmatismo, por eso si existe dicha alteración el cirujano intentará corregirlo durante el acto quirúrgico realizando la incisión en el lugar necesario o mediante incisiones relajantes (arcuatas). También se puede corregir en el postoperatorio.
La mayoría de los pacientes operados realizan gran parte de sus actividades cotidianas sin corrección pero necesitan gafas en algunos momentos. Las anomalías de refracción postquirúrgica pueden ser corregidas con gafas, lentes de contacto, láser u otras técnicas.

Evolución postoperatoria.

La cirugía de la catarata es un procedimiento muy seguro tanto para el ojo como para el organismo en general aunque como en cualquier cirugía, pueden aparecer algunas complicaciones. Son poco frecuentes pero pueden aparecer derivadas de la anestesia, de enfermedades previas y como consecuencia de la propia cirugía. La mayoría de estos problemas son temporales y se curan espontáneamente o con medicación apropiada, pero un pequeño porcentaje de los mismos, pueden ocasionar complicaciones más serias. Por eso nunca se deben ofrecer garantías totales de conseguir un buen resultado y antes de la intervención los pacientes deben estar perfectamente informados y firmar un consentimiento para dicha cirugía.
Normalización de la visión. Generalmente la visión se recupera de forma muy rápida y sin problemas pero en ocasiones después de la intervención el paciente puede tener el ojo rojo, presentar molestias a la luz y sensación de cuerpo extraño. En algunos casos la visión es deficiente al principio y se recupera progresivamente.
Tras la cirugía es necesario utilizar gafas finas de lejos o cerca en la mayoría de los casos y realizar el tratamiento y las visitas que se le aconsejen.

Tratamiento con láser de YAG

Opacidad capsular antes del laserEn la cirugía moderna de la catarata la lente intraocular se introduce dentro de la cápsula del cristalino, una delicada película similar a un papel de celofán transparente. Con el tiempo (meses o años) en un porcentaje importante de casos, el 20% aproximadamente, dicha cápsula se opacifica y, como consecuencia, la visión se enturbia apareciendo síntomas similares a los de la catarata original. Para volver a restablecer la visión normal se debe realizar en dicha cápsula opaca una ventana o agujero en la misma situación y tamaño que la pupila para restablecer una visión nítida. Esto se consigue, mediante tratamiento con láser de YAG, de una forma sencilla, precisa, rápida y no dolorosa que sólo requiere anestesia en gotas. 

Capsulotomía con láser de YAG

Cirugía refractiva con lentes intra-oculares

Con cirugía refractiva corneal se tratan miopías de hasta 10-12 D e hipermetropías hasta 5 D. En defectos superiores se puede considerar la cirugía con lentes intraoculares. En pacientes menores de 40 años son preferibles las lentes fáquicas y en mayores de 50 años la cirugía del cristalino especialmente si existe una catarata aunque sea incipiente.

Cirugía del Cristalino

Se extrae el cristalino aunque sea transparente realizando una facoemulsificación similar a la empleada para extraer las cataratas y se implanta una lente intraocular preferiblemente multifocal o acomodativa con las dioptrías necesarias para compensar el defecto de refracción deseado. Algunos oftalmólogos realizan este tipo de cirugía para tratar miopías e hipermetropías en pacientes con presbicia. Al considerar este tipo de cirugía se debe tener en cuenta que es una cirugía voluntaria que puede tener las mismas complicaciones que una catarata donde la cirugía es obligatoria. Si apareciera una complicación grave o una deficiencia visual importante se lamentaría toda la vida.

Lentes Intraoculares fáquicas

Son lentes de plástico o silicona que se implantan dentro del ojo de forma permanente para reducir la necesidad de gafas o lentillas. Se llaman fáquicas porque las lentes se implantan sin extraer el cristalino (facos en griego) normal del ojo a diferencia de lo que se hace cuando existen cataratas que se insertan las lentes intraoculares después de extraer el cristalino. Requiren un cálculo preoperatorio muy exacto. Las lentes se implantan, a través de una pequeña incisión realizada en la parte periférica de la córnea, en la cámara anterior delante del iris o en la cámara posterior entre el iris y el cristalino natural. Estas lentes se emplean en pacientes jóvenes y al consevar el cristalino natural se conserva la acomodación y permiten buena visión de lejos y cerca. En este tipo de cirugía pueden aparecer reacciones inflamatorias, elevaciones de la presión intraocular o cataratas que obliguen a realizar una nueva cirugía. Las lentes se pueden extraer si se precisa. Como en el caso anterior se debe tener en cuenta que es una cirugía voluntaria y que pueden tener complicaciones incluso graves.

Implantación del lente intraocular

Normas a seguir en la cirugía

Se deben seguir escrupulosamente todas las instrucciones indicadas en las “Normas a seguir en caso de intervención quirúrgica” para antes y después de la intervención.
  • Al día siguiente de la intervención se debe volver a la consulta para examinar el ojo. Usualmente se prescriben unas gotas con antibióticos y antiinflamatorios que deben administrase después de lavarse cuidadosamente las manos siguiendo las instrucciones indicadas en “Administración de pomadas y colirios” (pag. 8-9). El tratamiento postoperatorio en forma de gotas debe durar de 4 a 6 semanas. 
  • Debe evitar compresiones sobre el ojo especialmente en los primeros días del postoperatorio. Por ello debe dormir con la cabeza hacia arriba o reposando sobre el lado del ojo no operado. 
  • No debe tocarse el ojo con la mano, ni frotarse. 
  • No debe levantar objetos pesados, para no aumentar la presión ocular. 
  • No debe inclinarse totalmente. Es preferible arrodillarse para recoger los objetos del suelo. 
  • Debe evitar en lo posible el estreñimiento, la tos y los vómitos. 
  • El oftalmólogo le indicará la nueva graduación de las gafas. 
  • Casi inmediatamente pueden realizarse algunas actividades cotidianas: 
  • El operado puede afeitarse, ver la televisión y leer sin exceso. 
  • Se permite comer un poco la ducha y el lavado del cabello sin bajar la cabeza, evitando que el agua entre en el ojo operado, pues de lo contrario podría infectarse fácilmente. Tampoco debe bañarse en piscinas durante las primeras semanas. 
  • Podrán ir a la peluquería, lavarse o teñirse el pelo pasados unos días, procurando que los líquidos y el calor no lleguen directamente al ojo. 
  • Se permite conducir con prudencia, viajar en coche o en avión y realizar ejercicios y trabajos ligeros como caminar y cocinar. 
  • Deben ponerse en contacto con los oculistas si presentan alguno de los siguientes síntomas: Fiebre elevada, dolor ocular o de cabeza que no cede con calmantes, alteraciones importantes en la visión o supuración ocular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario